MUCHO MÁS QUE UN LIBRO

Quizá no lo notes a simple vista, pero ver la Biblia solamente como "un libro" o verla como "las palabras de la ley" (de Dios) establece una diferencia que define el destino eterno de los hombres.